PROMOCIONAR O MORIR


Cuando uno estudia cine, siempre se habla de tres momentos como parte de la realización de una película. Tres momentos que son muy fáciles de recordar: Pre Producción, Producción y Post Producción. Cada uno de ellos debe ser lo suficientemente efectivo para conseguir que la realización de la cinta fluya. La Pre tiene que ordenar todo de gran manera para luego en la Producción no haya ningún problema y ésta a su vez deje señales precisas para hacer que la Post sea más práctica y sencilla.

Dentro de sus limitaciones, usualmente económicas, pienso que el cine peruano sabe lo importante que es manejar con mecanismo de relojería cada una de estas etapas. No me consta al 100%, pero creo en la efectividad de nuestras producciones en ese aspecto. Como en todo, y lo dice alguien absolutamente desordenado y despistado, es importante lograr un orden y en el cine eso significa cuidar el presupuesto, exprimirlo, maximizarlo. Hasta ahí, todos de acuerdo.

Sin embargo, luego de la post producción, terminada la película, existe una etapa que la mayoría de cineastas peruanos se saltea, no le presta importancia o simplemente la obvia. En pleno debate de la ley de cine, con dos proyectos de ley en carpeta (el que beneficia a las distribuidoras y el que beneficia a los cineastas) existe un momento que puede descalabrar cualquier película, por más que la pre producción, producción y post producción sean impecables. Yo llamaré a esta etapa, la cuarta de cualquier realización: LA PROMOCIÓN.


Que implica la etapa de PROMOCIÓN, pues simple, publicitar la película, decirle a todo el mundo que tu obra ya está en cartelera y que además, y ese es el verdadero trabajo, convencerlos de que vayan a verla, de que les va a gustar, conquistar al espectador, obligarlo a ver tu película, en lo posible convertir en una necesidad que lo haga. Así de simple. ¿Eso existe? ¿Se hace de manera efectiva? Pues no. Y allí sí soy tajante.

Incluso, viendo entrevistas, para muchos críticos y cineastas esto es poco importante. Alguna vez he escuchado a directores que dicen que no les importa que el público vaya a ver sus films. Realizadores resignados a que su cinta va a ser vista por poca gente. Y no les importa. Hablo de cineastas que han ganado importantes premios del CONACINE. Es decir, que han hecho su película con plata del Estado, es decir, con nuestra plata. Y ¿qué es lo que hacen?, pues una película personal (que no tiene nada de malo) que no les interesa vender o promocionar(ahí sí lo malo).

Por más hermética, complicada, poco atractiva que sea una película, pues debería ser una responsabilidad, casi una obligación, sobre todo si la has hecho con dinero del Estado, decirle al público que vaya a verla. Convencerlo de tu propuesta, hacerlo pagar su entrada.



Hace poco hablaba con algunos de mis alumnos. Les preguntaba si sabían qué películas peruanas se habían estrenado. Nada de nada. Me entrevistaron alumnos de otros ciclos para un trabajo y les hice la misma pregunta. Ni idea. Gente de Comunicaciones que deberían estar involucradas con el tema no sabían de los estrenos de "Paraíso" e "Illary", los dos últimos estrenos nacionales. No sabían siquiera que éstas películas existían. Se lo pregunté a mis padres. Tampoco sabían nada. A algunos amigos. Tampoco. A la vendedora de películas piratas. Nada. Me pregunto ¿entonces quienes saben? ¿Cuál es el público objetivo de estas películas? ¿Los coleguitas realizadores, los críticos, los cinéfilos más eruditos? ¿Quienes????

Claro, muchos dirán que no hay apoyo de los medios. Sin embargo, el tener una estrategia de medios efectiva, el pensar en cómo vender tu película, el elucubrar una buena campaña, hacer un afiche atractivo, un buen trailer, presentarse en todo tipo de programa de TV, radio o sección de diarios o revistas, asesorarse por expertos, investigar sobre el medio y tu público objetivo tiene que ser algo que los directores y productores deben tomarse en serio. Compartir tu trabajo, intentar, al menos intentar, convertirlo en éxito debe ser importante. No es sólo sentarse en un programa cultural para ser entrevistado o en algún espacio A - B de la señal de cable.

Popularizar tu película es tratar de salir en todos lados. En los programas más vistos, con los animadores más populares, en los espacios más divertidos y frívolos. Y para eso están los actores, directores y productores para que hablen de su película, para que llamen la atención del usualmente distraído espectador peruano, quien además tiene un enorme prejuicio contra en cine peruano. Romper ese prejuicio es una obligación que tenemos todos. Por eso es importante promocionar la película en todos lados. Yo siempre he dicho que si tengo que salir en "Agrovisión" para vender mi trabajo lo voy a hacer. Negarse a ir a un programa, manteniendo la pose de "soy artista" que sólo quiere ser entrevistado por el conductor "cool" de la temporada es absolutamente negativo para incentivar el cine peruano.

No me parece ideal, hacer una película con plata de diversos premios, incluyendo un premio del Estado, y luego estrenarla casi por compromiso, sin un interés real porque alguien la vea, la comente, la disfrute. Tomando en cuenta que los premio de CONACINE no son premios para incentivar cineastas si no para impulsar la industria cinematográfica en el Perú, pues es necesario tomar consciencia y hacer, casi exigir, que esto cambie. Es importante, sobre todo, dirigir la PROMOCIÓN de nuestras películas a la conquista de un público joven. Y esto es algo que también compete a los distribuidores y exhibidores. Si tanto se meten en las leyes en pro del cine peruano, pues que se comprometan en ayudar a su PROMOCIÓN. Que den las facilidades para hacerlo, ubiquen los afiches en los lugares indicados, pasen los trailers de las películas peruanas de manera recurrente, encuentren una manera de decirle a su público que también hay propuestas nacionales, incentivar actividades como firmas de autógrafos, presentación de los actores, etc. Quizás de esa forma hayan más espectadores convencidos de la variedad del cine peruano. Esa es la misión. Guillermo Del Toro, el destacado realizador mexicano, alguna vez dijo que no concebía una película sin pensar en involucrarse incluso en la concepción de su DVD. Gran ejemplo.

FOTO 1: ACHICA PRECIO: Grabación en Alta Definición, la posibilidad de abaratar costos.
FOTO 2: EXHIBICIÓN: El proceso de una película no termina en la post producción. La exhibición en cines y su consabida exhibición es una parte importante que algunos cineastas olvidan.
FOTO 3: LOS MEJORES DEL 2008: Los diez mejores afiches del 2008. Es importante tener un buen afiche que llame la atención del espectador.
FOTO 4: ACTIVACIONES: Productores, exhibidores y distribuidores unidos en una campaña publicitaria que busca seducir espectadores. Aquí un ejemplo de parte de la campaña de la película "REC 2".

"Para mi, el cine son cuatrocientas butacas que llenar". (Alfred Hitchcock)

Música de un Cabeza Hueca

Twitter

Páginas Webs Preferidas

Las Horas Perdidas

Expediente Cine

IMDb News

Movieweb

Cinencuentro

Trailers Blog

FOTOS "TALK SHOW"

Videos "Talk Show"

Loading...

Videos "El Sexo Perfecto"

Loading...
 
▲ TOPO ▲