TURURUUU...


Manejando por calle Canaval y Moreyra llegué hasta el semáforo previo a la vía expresa. Estaba detenido esperando que el policía diera el pase. De repente una fuerte sacudida me hizo pensar que estaba siendo víctima de un robo. El viejo truco de sacudirte el auto para que luego de que bajes seas asaltado. Decidí mirar de reojo sin prestar mayor atención. No pude ver a nadie. Pensé que estaban escondiéndose. Avance unos metros más y nuevamente disminuí la velocidad. Otra vez me movieron el auto. Estos rateros sí que son tercos, pensé. Continué avanzando y la sacudida se acrecentó. Entonces pensé que me había enganchado con algo. Decidí parar luego de pasar el puente para ver con que diablos me había atorado. Y justo allí, sobre la vía expresa, la tambaleada se hizo más fuerte. Definitivamente era un temblor.

Lo primero a lo que atiné fue a agarrar el Nextel y tratar de comunicarme con Fiorella. La alerta ingresó, pero no hubo respuesta. Entonces mientras maniobraba al volante, ya con algo de nerviosismo, empecé a llamar a todos los que se me ocurría para ver que estaba pasando. Sinceramente una vez en marcha y estando en el auto sólo se percibía un movimiento leve. Nada por qué alarmarse. Sin embargo a medida que avanzaba mi preocupación aumentaba. Gente desesperada, incluso llorando, saliendo de los enorme edificios de los alrededores. La incertidumbre de no saber exactamente que era lo que pasaba, me hizo intentar nuevamente llamar a mi esposa, a mis hijos, a mis padres, a mis amigos, ¿a quién sea? ¡Por Dios que alguien conteste!Alguien tenía que saber con certeza qué estaba pasando y, principalmente, yo quería saber si ellos se encontraban bien. Pero nada. Los teléfonos estaban muertos. No servían.

Hoy me doy cuenta de que teníamos que esperar un sismo de 7.9 para percatarnos de que la comunicación en el Perú, pese a lo que digan los comerciales sobre la modernidad celular, es poco confiable y absolutamente inservible en situaciones extremas como la acontecida esa tarde del miércoles 15. ¿Se supone que el teléfono sirve para emergencias? Pues ¿qué mayor emergencia que un terremoto? Eso de comunícaMe (con M mayúscula de Movistar) no sirve en esos casos. Tampoco lo de radio ilimitada, pues Nextel tiene sus limitaciones. Y eso de Claro que somos más… efectivamente fuimos más los desesperados gracias a la falta de comunicación.

Sin tratar de exagerar, y tratando de ser objetivo, parte del caos vivido esa noche fue provocado por la ausencia de teléfonos. No era el único tratando de llamar, una y otra vez. Los teléfonos públicos estaban llenos e inservibles. Nada. No había forma. Ni los aparatos más modernos o los más antiguos funcionaban.

En mi caso, confieso que fue justamente ese colapso telefónico lo que me alertó de la magnitud del evento. Repito, no había sentido el terremoto en su total dimensión, pues estaba en el auto. Pero la nulidad de los teléfonos provocó mi intranquilidad y nerviosismo. Dos de mis hijos no estaban en casa (el mayor estaba ensayando en un estudio de grabación y el otro estaba con su abuelo) y Fiore estaba con su pequeña hija Mikella, con mi hija Macarena de 17 años y con la fiel Amparito. Gracias a Dios todo no pasó de un gran susto.

Pero ¿y la gente que tuvo emergencias reales? Podemos concebir que un país que se jacta de tener un telecomunicación súper moderna se vea afectado por un colapso de este tipo. Las empresas de telefonía que suelen ser intolerantes y tajantes cuando un recibo se vence, pueden hacerse de la vista gorda teniendo en cuenta las desgracias que pudieron ocasionar o que probablemente ocasionaron debido a la falta de líneas teléfonicas. Lo quiero graficar irónicamente.

De regreso a casa, el tráfico era tal que era imposible avanzar con fluidez. El auto usualmente lo utiliza Fiorella, quien no suele revisar los niveles de agua. Dicho esto, justo ese miércoles la manguera se recalentó y explotó. Había pasado una hora del término del terremoto y ahí estaba yo en medio de una concurrida avenida, plagado de humo y sin poder comunicarme con nadie. ¿Oh, y ahora quien podrá ayudarme? Llamar a mi mecánico o a algún familiar o amigo para que me remolque era absolutamente imposible. Llamar a Fiore para tranquilizarla y decirle que estaba bien (hace dos horas que no sabíamos el uno del otro) tampoco era viable. En situaciones extremas suelo mantener la tranquilidad (¡Gracias John McClane!) así que con alguna ayuda espontánea (la que incluía a mi copiloto) pude estacionar en una calle colindante y así no estropear el ya de por sí caótico tráfico. Finalmente decidí que lo más importante era llegar a casa. Estacioné el auto en un lugar cercano y vigilado. Tomé un taxi (tuve suerte en conseguir uno) y llegué, una hora más tarde a casa.

Todos estaban asustados y frustrados de no poder comunicarse con NADIE. La misma incertidumbre multiplicada y acrecentada por ligeras réplicas del terremoto. Con los nervios de punta, lentamente la comunicación se reestableció, aunque no totalmente. Lamentablemente para muchos el restablecimiento de la línea teléfonica sólo significó una llamada harto tardía. Cabría preguntarse: ¿se harán realmente las investigaciones del caso? ¿Se dará alguna explicación a los usuarios? ¿Se harán cargo de casos extremos de personas afectadas dramáticamente con esta incomunicación? Ojala esto no pase desapercibido, como muchas cosas que se dejan así, para que el tiempo y la memoria se encargue de borrarlas.

Quizás sea momento de que las empresas de telefonía coloquen una nota aclaratoria al vender sus teléfonos. Algo así como “Nuestra moderna tecnología no estará disponible en caso de sismo. En caso de un fuerte terremoto las líneas telefónicas tienen total derecho de colapsar. Espere un día para que éstas se reestablezcan… ¡No insista!… Eso sí, no se preocupe que cuando pase el temblor, usted podrá disfrutar de su teléfono con tecnología, bluetooth, radio am – fm, mp3, Internet, radio ilimitada, comunicación dúo, mail, mensajes de texto, cámara de fotos, filmadora, etc, etc…La modernidad al alcance de su mano…” Mmmm… Sí, claro…

Foto 1: ¿Alo?: Mia Farrow en "El Bebé de Rosemary". Al menos tenía un teléfono con línea a la mano.

Foto 2: Desconectados: Lima se altera. Luego del terremoto, las líneas teléfonicas y los nervios colpsaron. ¿Dónde quedó la modernidad?
► Leia mais...

DUROS DE MATAR: EL LEGADO DE JOHN MCCLANE


Acabo de ver “Duro de Matar 4.0” y la verdad salí bastante complacido. La película no sólo es divertida sino que trae consigo la esencia del personaje de John McClane. Su humor y su violencia contenida y desatada por un ataque cibernético. Mc Clane es un héroe de la vieja escuela que recoge las enseñanzas de Harry, el Sucio, Indiana Jones, los westerns de John Wayne, Charles Bronson y hasta de MacGyver. Es el héroe de los ochentas de regreso en el nuevo siglo, sin el más mínimo interés por modernizarse. Es más, mira como bicho raro las nuevas tecnologías, no las entiende e incluso hace el ridículo al tratar de usarlas. Para él, lo esencial y divertido es el campo de batalla, la supervivencia, la que festeja con una sonrisa socarrona. “Cachoso” como nadie, McClane no pierde oportunidad de burlarse de sus enemigos y ponerlos en aprietos con la frase perfecta. Vale la pena ver “Duro de Matar 4.0” y descubrir a un Bruce Willis en plena forma a los 52 años de edad. Por eso aquí una lista de algunas películas que siguieron la línea de “Duro de Matar”

10. Darren McCord (Muerte Súbita): El guardia McCord interpretado por Jean Claude Van Damme deberá desbaratar los planes del villano Powers Boothe, quien ha colocado una bomba en un estadio donde se juega un intenso partido de Jockey. El hijo de McCord está en las tribunas. Motivo suficiente para que el oficial barra con todos los chicos malos, antes que termine el encuentro. Esta vez Van Damme es dirigido por Meter Hyams, veterano realizador de cintas como “2010”, “Capricornio Uno”, “Presidio”, entre otras.



09. John Cutter (Pasajero 57): Otra vez un avión, pero ahora el pasajero 57 es nada menos que Wesley Snipes quien deberá detener al terrorista interpretado por Bruce Payne. Mucha acción y momentos realmente intensos. Dirigida por Kevin Hooks, quien actualmente se dedica a dirigir series de televisión como “Prison Break”, “Alias”, “Lost” o “24”, otra producción con clara influencia del Sr. McClane. De hecho Jack Bauer debe ser un gran admirador de “Duro de Matar”. Ojo que la bellísima Elizabeth Hurley es otra de las villanas del film.



08. Neville Flynn (Serpientes en el Avión): Una de las cintas de acción más delirantes y divertidas de los últimos años. Samuel L. Jackson es Neville Flynn, un policía a bordo de un avión repleto de serpientes venenosas, cada cual más grande y peligrosa que la otra. Jackson (quien participó en Duro de Matar 3) disfruta de su papel de héroe de acción luchando contra los reptiles y salvando a los pasajeros.



07. Xander Cage (xXx): Era el nuevo siglo y los actores envejecían. Hollywood necesitaba nuevos héroes de acción. Así, los estudios fijaron su atención en Vin Diesel (actor que llamó la atención como el soldado Caparzo en “Rescatando al Soldado Ryan). “xXx” es una cinta realizada para su especial lucimiento. Diesel interpreta a Xander Cage un experto en deportes extremos, siempre al borde de la ley, quien es reclutado para convertirse en agente y desbaratar unos locos planes por destruir el mundo. En la segunda parte, el nuevo xXx fue interpretado por Ice Cube.



06. El Presidente James Marshall (Avión Presidencial): Duro de Matar en un avión y con un presidente con cara de Indiana Jones. Pues eso es Avión Presidencial, la cinta de Wolfgang Petersen que convirtió a Harrison Ford en presidente en peligro enfrentado a un súper villano interpretado por el gran Gary Oldman. Delirante y divertida, es la prueba de que el buen Indy puede regresar sin problemas el 2008. Lo esperamos.



05. Frank Martin (El Transportador): Creada por Luc Besson y dirigida por Louis Leterrier, fue la cinta que impulsó la carrera de Jason Sthatan, habitual de las cintas de Guy Ritchie, como nuevo héroe de acción. Un chofer encargado de llevar encargos, quiebra su propia regla de desligarse de los contenidos que traslada, al percatarse que esta vez ha sido contratado para llevar prisionera a una chica de ascendencia china. Persecuciones, explosiones y demás en esta cinta que tuvo una secuela igual de explosiva y popular.



04. Kevin McCallister (Mi Pobre Angelito): Sí ya sé, no es una película de acción. Pero fíjense bien en su historia. Sólo en casa, el travieso Kevin (Macaulay Culkin) deberá proteger el hogar de dos asaltantes (Joe Pesci y Daniel Stern). Para ello se valdrá de la más alta tecnología en juguetes y en trucos que nos remiten a los dibujos animados de los Looney Tunes. En suma, Kevin es un héroe solitario decidido a proteger lo suyo a como de lugar. Eso sí, sin perder la picardía. Hubieron hasta tres secuelas.



03. Chance Boudreaux (Operación Cacería): Otra de Van Damme. A comienzos de los noventa, un director proveniente de China llamaba la atención a nivel internacional con sus estilizadas cintas de acción. No tardaría mucho tiempo para que este talento llamado John Woo sea reclutado por Hollywood, debutando con la mejor cinta realizada por Jean Claude Van Damme: “Hart Target”, una cinta intensa en la que Woo muestra, fiel a su estilo, el enfrentamiento del experto en artes marciales Chance Boudreaux (Van Damme) contra un grupo de aficionados a la cacería humana. Todo en un pueblo desierto, muy cercano al de los westerns. El resultado es explosivo con un Lance Henriksen luciéndose como violento y sanguinario villano. Como para redescubrir en DVD.



02. Casey Ryback (Alerta Máxima): Probablemente la mejor película de Steven Seagal. El rudo actor interpreta al cocinero Ryback, quien en realidad es un marine retirado que deberá volver a la acción cuando el loco de Tommy Lee Jones trate de tomar por asalto un portaviones. Lo acompaña la desinhibida Erika Eleniak (famosa chicas Baywatch, con dos buenas razones para prestarle atención). Tiene una continuación bastante entretenida con el genial actor teatral Eric Bogosian como villano. Posee una escena final absolutamente desternillante.



01. Jack Traven (Máxima Velocidad): Extraordinaria película dirigida por Jan DeBont. En “Speed”, Keanu Reeves es un taciturno policía que deberá detener a un loco asesino que ha colocado una bomba en un autobús. Ésta explotará si el conductor disminuye la velocidad, por lo que el oficial Traven abordará el vehículo y tratará de salvar a sus pasajeros. Mucho vértigo en esta cinta en la que la dama de turno es interpretada por Sandra Bullock. Hubo una poco afortunada secuela con Jason Patric como el nuevo héroe y novio de la Bullock.



BONUS TRACK

John McClane (Duro de Matar): Bruce Willis se convirtió en estrella gracias a su retrato de un policía común y corriente, con cierto ingenio, buen peleador, dominio de armas y un humor e ironía muy particular en situaciones de alto riesgo. John McClane se convirtió así en un referente en lo que se refiere a películas de acción, sobre hombres solitarios enfrentados a un ejército de súper villanos. No tiene súper poderes, pero se las ingenia para salir airoso, aunque eso sí (y allí radica buena parte de su encanto) absolutamente golpeado y magullado. Antes de desmayarse, y debido a la adrenalina que los mantiene activo, logra vencer a los secuestradores del edificio Nakatomi (“Duro de Matar”), a los extremistas que toman un aeropuerto entero (“Duro de Matar 2”), a los terroristas que inundan Nueva York de bombas (“Duro de Matar 3: La Venganza”) o a los modernos villanos cibernéticos que se valen de las computadoras para crear el caos (“Duro de Matar 4.0”). Sea como sea, McClane siempre saldrá airoso. Ojo con el video. La canción se llama “Die Hard”, la interpreta Guyz Nite y obviamente es un sensacional homenaje a esta saga de películas.

► Leia mais...

SOUNDTRACK: LET'S GET IT ON



Hace unos años, aún soltero y sin compromiso, acudía al cine con mis grandes amigos Giancarlo y Carolina. En ese entonces parábamos de arriba para abajo. De vez en cuando se acoplaba "el orejón", aunque hay que ser sinceros: casi siempre estaba cansado, y en otras Eduardo. Lo cierto es que siempre que podíamos nos escapábamos al cine. Disfrutamos de grandes películas. Una de las que más recuerdo y que me remite instantáneamente a esa época es "Alta Fidelidad", la extraordinaria cinta de Stephen Frears, protagonizada por un inspirado John Cusack. Recuerdo que su estadía en la cartelera fue bastante corta. De hecho la fuímos a ver un miércoles, previo a que saliera de cartelera. El último día. No había mucha gente y aunque yo había escuchado mucho de la película y admiraba el trabajo de Stephen Frears, nuestra sorpresa fue más que grata al verla. Salimos contentos y hasta nos conseguimos el soundtrack. Hoy todo eso es un adicional para recordar esta película con especial cariño. Prueba de que el cine a veces excede lo méramente artístico o cinematográfico. Para mi, y aquí está la prueba fehaciente, es parte de la vida. "Alta Fidelidad" me recuerda al carismático Giancarlo, quien hoy vive en Estados Unidos, y a la tierna Carolina, quien como buena enamorada que hoy es lo visita constantemente. Los extraño mucho (sobre todo nuestras comidas, campeonatos de frontón y tertulias con una Fiore ya acoplada). Aquí una canción que nos acompañó por algún momento: "Let's Get It On" en delirante versión de Jack Black para esta película tan especial.
► Leia mais...

DESENCUENTROS


No he acudido mucho al Festival de Lima. Confieso que el trabajo me tiene absorbido. Sólo he podido ir a ver unas tres películas, lo que me ha permitido pasearme durante esos días por los siempre acogedores recovecos del Centro Cultural, reencontrándome con personas vinculadas al Encuentro que siempre es grato volver a ver. Estuve también en la fiesta en la Plaza Francia, lo que nuevamente permitió los acostumbrados reencuentros con gente vinculada al quehacer cinematográfico y el conocer nueva gente.

Es cierto, me hubiera gustado participar más, pero también es cierto, que no he tenido el dinero que hubiera querido para poder meterme a ver todas las películas. Por eso juzgar el Festival por su valor fílmico no me corresponde. Por ahí he leído quejas. Que ha bajado el nivel de sus películas. Que no es como en otros años (una queja repetitiva) e incluso han habidos frases gruesas, desafortunadas y excesivas como “la calidad de muchas películas en competencia fue deleznable”. ¿Deleznable? Palabra que además ha sido recogida por diversas publicaciones internacionales, lo que particularmente (y sólo es una opinión) me parece bochornoso. Una cosa es que el Festival de Lima no haya colmado algunas expectativas (digamos las de 50 especialistas peruanos), pero de allí a aplicar una palabra como deleznable en un importante diario, debería ser materia de análisis. Meternos cabe entre los peruanos, es el deporte preferido por muchos, aunque muchos argumenten que es por nuestro bien. Mmmm… bueno.

En todo caso, lo que ha llamado más mi atención es la reacción que ha generado el hoy famoso afiche del Festival. Me imagino que un análisis exhaustivo, antropológico, filosófico o social permite siempre el debate, aunque éstos deberían tener un carácter alturado, que no siempre se encuentra, debido a la aparición de personajes cargados de una profunda rabia e intolerancia (otra vez esa palabrita).

Pero vayamos por partes. En primer lugar, ¿racismo?, pues yo creo haber visto a todas razas en el Festival (Lázaron Ramos, Thais Araujo, Vanessa Saba, Palito Ortega, Flaviano Quispe, Ana Katz). Otra cosa es elitismo. Sí pues, el Festival es elitista. Siempre lo ha sido. Siempre ha sido un Festival para los amigos. ¿Lo hemos descubierto por un afiche o acaso no debimos de percatarnos de eso al conocer el precio de las entradas? Yo me pregunto ¿acaso alguien le ha preguntado a pobladores de barrios populares si saben que existe un Festival de Cine? ¿Alguien les ha preguntado que tipo de películas les gustaría ver (y eso incluye al espectador promedio) en un Festival? O pongámonos en la otra orilla: ¿Alguien se ha quejado de que en los afiches de la Súper Movida de Jeanet no aparezca un gringuito? ¿Que en las películas llamadas andinas (como si se tratara de otro país) no trabajen blanquitos o chinitos? ¿Que en las series de corte popular no hayan coloraditos? ¿Que una asociación de cineastas "PERUANOS" no incluya a cineastas de Lima?

Clasismo, elitismo y racismo hay de las dos partes. Sería bueno dejar los paternalismos e inseguridades de lado. Al final los que se quejan suelen estar en una cómoda posición que los convierte en abanderados de causas y sectores que tienen su propia cultura (incluso más honesta que la del Festival) y que saben defenderse solos. Claro que sería ideal unificarnos y convertirnos en un país unido y orgulloso de lo que tenemos (y entre esas cosas está el tener un Festival con repercusión internacional).

Nadie dice que el afiche no sea críticable. Correcto, desde alguna perspectiva y análisis más exhaustivo (reconozco que no estoy preparado para hacerlo, sorry soy un cabeza hueca) pudo ser un descuido (¿porqué pensar mal?), pero detenernos en el afiche y condenar e insultar al Festival y principalmente al encargado de crearlo (mi casi homónimo Sandro Venturo), me parece una intolerancia aún más exagerada. Y lo digo con el más absoluto respeto y ánimo conciliador. Al final es sólo una opinión, desde una tribuna frívola y sin pretensiones culturales. ¿Qué puedo hacer?, no estoy de acuerdo con los insultos, demuestran incultura.

Que el Festival tiene que mejorar en muchos aspectos, pues en efecto. Que debería abrir su espectro y romper la argolla festivalera, aunque sea un poco, también. Que, de acuerdo a los tiempos, debería crearse una sección de concurso para trabajos terminados en video y ávidos de un transfer, pues también (aunque la proyección en alta definición de Rain Network fue de lo más interesante y revelador). En efecto, faltan muchas cosas, pero muchas cosas. Y errores habrá en el camino, los que seguramente se irán corrigiendo. En primer lugar, sería ideal que ésto sea un festival que congregue a toda... a toda la comunidad cinematográfica peruana. No sólo a los de siempre o a los nuevos y bullangueros abanderados. No todos los días hay un Festival de Cine en Lima donde promocionarse, hacer contactos o darse a conocer. Los festivales también son una plataforma de promoción. Si no, recordemos a Santiago Maguill en el Festival de San Sebastián conociendo a Julian Schnabel, quien posteriormente lo convocaría para un papel en "Antes Que Anochezca". A muchos les parecerá frivolo, pero acaso Cannes, Venecia, San Sebastián, Berlín, no tienen su cuota de frivolidad (las estrellas acuden y estrenan sus películas en muestras paralelas, fuera de competencia). Claro, la responsabilidad no es sólo del Festival, si no también de nuestros propios actores que deberían preocuparse en acudir al Encuentro de Cine y no sólo soñar con acudir a un Festival en el extranjero. ¡Pero si tenemos uno en Lima! En todo caso, congregar o interesar depende mucho de los organizadores y Tula Rodríguez, Mónica Cabrejos, Maricarmen Marín, Karina Calmet, Karen Dejo, Roger Del Águila, Gonzalo Revoredo, Carlos Alcántara, Ricky Tosso, por nombrar sólo algunos nombres que se me vienen a la cabeza, son también protagonistas de nuestro cine. Quizás al Festival le falte un departamento de medios que haga más bulla. Que divulgue su existencia en diversos programas de televisión (no sólo los culturosos), que utilice a sus estrellas e invitados y los acerque al público común. Quizás no les interese hacerlo y deseen mantener el círculo. Quizás a los actores mencionados no les interesa participar. ¿Quién sabe? De repente es soñar demasiado en un verdadero "encuentro". Otra vez ¿Quién sabe?

Una cosa más y volviendo al afiche: Ojo que Damián Alcázar, cuarto en la fila del afiche, no es ningún representante ario y digamos que el controvertido personaje del afiche usa zapatillas converse, pantalones Levis y su gorrita Rip Curl. Todo depende del ojo con que se le mire. Finalmente, ¿se han dado cuenta que el último de la fila es el peruano Christian Meier, recién bajado del micro? Los peruanos siempre al final de la fila. O sea, los representantes de la tardanza. ¡Y en plena campaña de la puntualidad! ¡¿Qué se habrán creído?!

Foto 1: ¿Racismo?: Controvertido afiche del Festival de Lima, que muestra a diversos personajes vinculados al ambiente cinematográfico y a un polémico invitado.

Foto 2: Manos Peruanas: Afiche del Noveno Festival que muestra manos mestizas en primer plano. ¿Se habrán quejado los colorados?
► Leia mais...

"Para mi, el cine son cuatrocientas butacas que llenar". (Alfred Hitchcock)

Música de un Cabeza Hueca

Twitter

Buscar este blog

Cargando...

Páginas Webs Preferidas

Las Horas Perdidas

Expediente Cine

IMDb News

Movieweb

Cinencuentro

Trailers Blog

FOTOS "TALK SHOW"

Videos "Talk Show"

Loading...

Videos "El Sexo Perfecto"

Loading...
 
▲ TOPO ▲