SEXO DURO


Aunque muchos piensen que exagero, no tengo dudas de que uno de los cineastas más sorprendentes e influyentes de los últimos años es John Cameron Mitchell.

Director de una obra increíble, colorida, delirante, provocadora, emocionante y sorprendente titulada Hedwig and the Angry Inch, la cual protagoniza y dirige, su regreso era muy esperado.

Hace algunos años cuando visitó el Festival de Cine de la Católica acompañando su Hedwig (sí, estuvo en Lima) mencionó que su próxima película era una acercamiento al sexo. Lo mencionó en varias entrevistas y comentó que se trataba de un proyecto bastante complicado, pues debía mostrar a parejas de distinta opción sexual practicando sexo explícito.

Luego de varios años, finalmente llegó Shortbus y luego de verla entendemos a lo que se refería. Y es que la película es una sucesión de historias que tienen como eje de acción el sexo y sus derivados. La secuencia inicial es simplemente brillante. Presenta a los diversos personajes entregados a los placeres sexuales. En pareja o en solitario, pero siempre de forma excesiva e impactante.

Cabe mencionar que no hay truco. El acto sexual se realiza y Mitchell se encarga de enfatizarlo con explícitos encuadres. ¿Es excesivo? Puede ser, supongo que es cuestión de sensibilidades. Lo que queda claro de arranque es que la película no es fácil de digerir y que, aunque está bastante alejada del colorido mundo de Hedwig, comparte con ella su poder de provocación.

Eso sí, Shortbus muestra un mundo real, pero igual de alucinado que el de Hedwig. El grupo de neoyorkinos a los que Mitchell se aproxima viven sus excesos como parte de una terapia personal en la cual cohabitan culpas, tristezas, alegrías y traumas. Todo en un Nueva York post 11 de setiembre.

John Cameron Mitchell no pretende gustarle a todos. Si bien sus películas poseen, dentro de todo, un halo de ternura y humanidad, es interesante observar detenidamente los riesgos a los que se somete dentro de una industria como la norteamericana. Sexo explícito que muchos tildarán de pornográfico, pero que en manos de un realizador inspirado como Mitchell se convierte en una breve parte de un enorme mural sobre las relaciones humanas.

Por lo pronto, ya se anunció la siguiente película del director: Oskur Fishman, la cual es descrita como un moderno cuento de hadas entre El Submarino Amarillo y El Mago de Oz. Un proyecto que en algún momento le fue atribuido a Tim Burton y Jonas Akerlund y en el que podrían estar involucrados Ben Kingsley y Winona Ryder, aunque recientemente se menciona la presencia de la muy solicitada Scarlett Johansson. ¿El ingreso de John Cameron Mitchell a los grandes estudios? ¿Quién sabe? En todo caso, el contar con mayores presupuestos no debería ser un demérito ¿no? Esperemos confiados.

Foto 1: Menage a Trois: Actores Raphael Baker y Sook-Yin Lee, junto al director John Cameron Mitchell en alto del rodaje de la polémica Shortbus.

Foto 2: Glam Rock: Hedwig and the Angry Inch, película de culto basada en el musical off broadway creado por el propio Mitchell. En la foto irreconocible al centro como Hedwig. En el Perú fue interpretado por un notable Giovanni Ciccia.

"Para mi, el cine son cuatrocientas butacas que llenar". (Alfred Hitchcock)

Música de un Cabeza Hueca

Twitter

Páginas Webs Preferidas

Las Horas Perdidas

Expediente Cine

IMDb News

Movieweb

Cinencuentro

Trailers Blog

FOTOS "TALK SHOW"

Videos "Talk Show"

Loading...

Videos "El Sexo Perfecto"

Loading...
 
▲ TOPO ▲