RAZONES POR LAS QUE VOY AL CINE


Es raro pensar como en los últimos años han cambiado mis motivaciones a la hora de elegir una película. Antes, casi por obligación, y por algo de pose, me auto exigía ver películas “raras”, “artísticas”, “no comerciales”. Cuando fungía de crítico iba al cine para criticar. Para desmenuzar la película y buscar principalmente sus defectos. Luego sus virtudes. En realidad, era raro ver una película y tratar de mantenerse distante (única manera de analizarla honestamente). Pero ese distancia finalmente provocaba que me abstenga del juego. Que me desligue de la magia que se produce al apagarse las luces.

Felizmente, para mí, hoy he vuelto a mi estatus natural. Son un cinéfilo empedernido que quiere creerse el cuento que ve en pantalla grande. Quiero dejarme engañar y no pongo resistencia para ello. Hoy, regreso al cine como espectador normal, como lo era antes de alucinarme crítico. Mi tiempo de aguafiestas ha pasado y para muchos mis razones para escoger una película pueden ser superflúas e incluso tontas y poco culturales. Pero en todo caso, son sinceras para mis intereses actuales. Antes me pagaban por opinar (finalmente era un trabajo), ahora pago para distraerme (invierto mi dinero en entretenimiento). Como cualquier ser humano tengo gustos propios y particulares (me río de chistes, que a otros pueden parecerles chabacanos, me asusto con el gato que salta repentinamente, etc.), los cuales tratan de no ser contaminados por gustos ajenos (ya estoy muy viejo para andar en poses intelectualotas).


Hoy que el trabajo diario agobia, estresa, lo que busco es escapar dos horas de la realidad, divertirme y hacer una catarsis. Los análisis no caben, aunque confieso que sí disfruto de nutrirme con algunos grandes momentos que el cine brinda. Pero eso sucede dentro de la sala. Antes, al momento de escoger, ¿qué es lo que prima? Es cierto no hay mucho de donde escoger (cada vez hay más cines y menos opciones), pero igual así haya poco o nada, la elección es absolutamente personal (bueno si mi esposa y mis hijos están de acuerdo, je). Aquí pruebo diez respuestas, sin orden de preferencia.

1. Para divertirme (lo que incluye, reír, llorar, asustarme, etc.)

2. Por una admiración especial al director de la película (si es Woody Allen, Martin Scorsese, Clint Eastwood, Tim Burton, la prioridad es inevitable).

3. Por que el trailer me dejó intrigado.

4. Por los actores (no solamente porque son buenos o carismáticos. Si es una actriz de especial belleza, pues qué importa la película.)

5. Por que mi esposa o mis hijos la escogieron.

6. Por que me la recomendó un amigo.

7. Por que me gustó el afiche.

8. Por toda la información de la película que hay en Internet.

9. Por los premios recibidos (puede que muchas veces no esté de acuerdo con los elegidos en premios como el Oscar, pero igual no dejan de ser un gancho)

10. Por la crítica (cuando tiene demasiadas estrellas, me da un poco de miedo. ¿Y si me aburro? En cambio, si tiene pocas, pues casi seguro que me divierto. No es por dar la contra, pero casi siempre da resultado).

Foto 1: Cinéfilo empedernido: El pequeño Salvatore Cascio, el inolvidable Toto, protagonista de "Cinema Paradisso" de Giuseppe Tornatore.

Foto 2: ¿Qué será bueno ver?: Grupo de espectadores deseosos de entrar al cine. ¿Cuántos de ellos irán con espíritu crítico?

"Para mi, el cine son cuatrocientas butacas que llenar". (Alfred Hitchcock)

Música de un Cabeza Hueca

Twitter

Buscar este blog

Cargando...

Páginas Webs Preferidas

Las Horas Perdidas

Expediente Cine

IMDb News

Movieweb

Cinencuentro

Trailers Blog

FOTOS "TALK SHOW"

Videos "Talk Show"

Loading...

Videos "El Sexo Perfecto"

Loading...
 
▲ TOPO ▲