UNA AÑO DESPUÉS... LA VERDAD DE LA MILANESA...


Hace un año que “Talk Show” se estrenó en los cines. Hace un año que nosotros, los involucrados, teníamos la plena seguridad de que más allá de las críticas, el público respaldaría la película y con eso podríamos emprender un segundo proyecto y luego un tercero y un cuarto y así sucesivamente hasta hacernos viejitos. Pensábamos que teníamos todas la de ganar: un producto masivo, una producción de bajo costo, una película que tiene la virtud de conectar con la gente (no lo digo yo, lo dijo el crítico Alonso Izaguirre), una agresiva campaña de prensa y lo más importante: una distribuidora grande, solvente, responsable que se pondría la camiseta y protegería la película. ¡Tres hurras por UIP!

¡Craso error! Proteger una película peruana no está en el vocabulario de una distribuidora como United International Pictures. Su trabajo es mecánico, en serie, robótico. Les da flojera levantar el teléfono, mandar un mail, crear una estrategia de marketing, salirse de lo habitual. El cine peruano rompe su rutina. Y es que una película peruana, dentro de mi modesto entender, sí necesita un publicidad especial, que busque romper con el prejuicio que tiene el espectador de que el cine peruano es aburrido.Pero bueno, un distribuidora acostumbrada a enviar gorritos y polos a los medios (muchas veces a cambio de una buena foto central) no va a gastar su tiempo en un cine tercermundista. Su prioridad es Hollywood.

En realidad, es fácil entender el porqué. Pongámonos un momento en su pellejo. ¿Para qué se complicarían la vida con una película peruana? Igual a fin de mes su sueldo va a ser el mismo. Además, da igual lo que se piense, si la casa matriz dice que le de prioridad a la comedia de dibujos animados, pues ¿debe ir en contra de los intereses de la empresa? Lógico que no. Además, no hay que hacer mucho trabajo para que Shrek 3 tenga éxito. Películas como esas vienen con el pan bajo el brazo. Y digamos que a Spielberg no le va a incrementar mucho la billetera lo que pase en Perú. Tener retos, plantearse metas, ¿para qué?

La primera vez que presentamos la película fue en las oficina de UIP. Todos rieron y aceptaron distribuir la película de buena gana. UIP es la empresa que más películas peruanas ha tenido a su cargo. Entre las perlas que se soltaron ese día estaba que era una película que iba a tener un muy buen boca a boca con el público. Que se debía crear una estrategia que tenga como leit motiv la posibilidad que tiene el público de descubrir una película peruana divertida.

Teniendo eso como motivación, nos planteamos hacer todo de manera ordenada. Hicimos una gran campaña de prensa, de la que mantuvimos al tanto UIP, pues ellos no se invlucraron. Un mes antes, todos los días había algo de “Talk Show”, ya sea televisión, radio o medios escritos. Los actores se paseaban por sets, daban entrevistas a diarios, visitaban cabinas de radio. Repito, la campaña la hicimos nosotros mismos, no UIP. Lo poco o nada que se les encargó lo hicieron mal. De hecho los medios de prensa ni siquieran habían recibido el CD de fotos que le dimos a la transnacional. Las llamadas eran directas y nosotros les brindábamos todo el material posible. ¿Qué hizo UIP? Separó el cine para algunas funciones de prensa (de mala gana por algún cambio de última hora). Esta vez la tuvieron fácil. ni siquiera repartieron gorritos (también lo hicimos nosotros).

Para el estreno de la película nos recomendaron encajar con el día del cine. Que la entrada costaría menos, pero que la taquilla se incrementaría diez veces. Nosotros, pánfilos, creimos el asunto, tanto así que me convertí en una suerte de paladín del día del cine, dando entrevistas y demás, incentivando este evento. Es cierto, la taquilla se incrementa, pero el dinero recaudado, no. No es difícil darse cuenta. Si el domingo es día del cine, pues jueves, viernes y sábado, los cines bajan su afluencia considerablemente. Todos esperan el domingo para pagar tres veces menos. Es lógico, tanto como que eso repercutirá en la billetera de cualquier productor de cine peruano.

La primera semana de “Talk Show” fue engañosa. Fue mucho público, pero no más que el habitual en una primera semana. Competíamos con “Los Infiltrados” y “Guardianes de Alta Mar”, películas grandes, ampliamente publicitadas y con actores muy populares, que se estrenaban en Lima y provincias con más de 30 copias. “Talk Show” sólo se estrenaba en Lima con 19 copias. Al final, promediando, la cantidad de espectadores fue bastante estrecha. ¡Punto para Perú! Pero la recaudación bastante menor. ¡Buuuuhhhhh!

Eso en todo caso, no descuido nuestra campaña en medios, al contrario nos hizo ponernos nuevas metas. La cereza del pastel sería una entrevista en El Francotirador, espacio conducido por Jaime Bayly y uno de los más sintonizados de los domingos. Debido a sus constantes viajes, Bayly dejaría grabado algunos programas. Un sábado por la noche, justo durante la semana del estreno, Fiorella Rodríguez estaba sentada con el Francotirador en una entrevista sumamente divertida. Como era grabado, muy amablemente su productora Ximena preguntó cuando queríamos que vaya la entrevista ¿en segunda o en tercera semana de estreno? Ni cortos ni perezosos llamamos a quienes supuestamente debían ser nuestros aliados. A Bayly le había encantado la película y tuvo palabras de elogio para con ella. Todo era perfecto. La respuesta de UIP fue unánime: ¡Tercera semana! Así tiene un segundo respiro. Perfecto. Esperamos entonces la tercera semana.

En la segunda semana, la cosa fue bastante mejor, sin día del cine la recaudación avanzó. Nosotros estábamos confiados. La crítica nos destrozaba, pero el público respondía. Muchos comunicadores nos felicitaban, lo que levantaba nuestra moral ante la embestida de la crítica. Pero entrando a la tercera semana algo sucedió. UIP relegaba a “Talk Show” a horarios prohibitivos. Tres de la tarde, once de la noche. ¿Quién va al cine un día de semana a las 5 de la tarde? Nos quejamos. La película no iba mal ¿porqué desinflarla? Disculpas y demás llegaron y prometieron mejorar los horarios de la película la próxima semana. Confiamos. Además justo ese fin de semana, Jaime Bayly aparecía con Fiorella como invitada. La película tendría un segundo respiro.

Luego de emitido El Francotirador, las llamadas no cesaron durante el lunes. Todos a felicitar, qué iban a ver la película, qué excelente la entrevista, etc, etc. Finalizábamos la tercera semana con el mejor empujón que nos podían dar. UIP estaba al tanto de ello. Pero de repente, el martes por la mañana, durante una de las visitas a los cines (sí, la supervisión también la hicimos nosotros, pues la de UIP dejaba mucho que desear) nos enteramos que “Talk Show” salía de cartelera. Inocentemente el administrador del cine nos preguntó: ¿Porqué sacan su película si a “Talk Show” le va mejor que a “Las Torres Gemelas” (otra película de UIP)? Nosotros no entendíamos. Llamamos a UIP. Efectivamente la película salía. Pronto entendimos: había llegado cerca de cincuenta copias de la película animada: “Lo que el Agua se Llevo” y ahora esa era su prioridad (bueno en realidad “Talk Show” nunca lo fue). La casa matriz ordenaba estrenar esta cinta en todos los cines habidos y por haber. “Talk Show” quedaba sólo en un cine a un horario bastante inusual. Mientras, una millonaria película de dibujos animados para niños era programada en casi todas las funciones, incluso, a las 10:30 p.m. en versión doblada y a las 11 de la noche en versión subtitulada. ¿Quién en su sano juicio pone una película para niños luego de las 9 de la noche y cada media hora? Pues UIP.

Las disculpas del caso no fueron suficientes para hacerme pensar que nos habían boicoteado. Empresas como UIP no están interesadas en el cine peruano. Siempre van a esforzarse con las películas extranjeras, pues son por las que les pagan, por las que les dan palmaditas en la espalda, por las que les dan ascensos. El cine peruano es un estorbo. Pero en vez de rechazarlo, mejor adoptarlo y dominar su paso por los cines. Para colmo lo hacen ver como si se tratara de un favor que en ocasiones se hace de mala gana. Por eso te boicotean sin miramientos. Eso sí, sin dejar de cobrar su 15%.

Si utilizo la palabra boicot, es porque la otra palabra que se me viene a la mente es flojera. ¿O acaso es lógico que trabajando con una distribuidora internacional hayamos sido nosotros los que se encargaron de ver y velar por la buena posición de los afiches, banners y trailers? Porque no lo estaban (el trailer de “Talk Show”, una comedia, estaba colocado antes del documental “La Marcha de los Pingüinos” y la película coreana “Hipnosis Mortal”, excelentes películas, pero ambas independientes, de géneros muy distintos y comercialmente inadecuadas para nuestros intereses).

Pero todo no queda allí, en provincias nuestra brillante productora ejecutiva acudió a un matrimonio un par de semanas antes del estreno de “Talk Show” en provincias. Por ahí como para curiosear decidió visitar los cines. Grande fue su sorpresa cuando se percato que no habían trailer ni afiches ni banners. Todo había sido entregado un mes antes a la distribuidora y, ¡ups!, no lo habían enviado. Con esa información se visitaron todas las ciudades en donde se iba a estrenar “Talk Show”. Y lo mismo, a pocas semanas de su estreno, ¡oh sorpresa!, no había ni trailers ni afiches. ¿Descuido, flojera o boicot? No sé, quizás me esté volviendo un poquito paranoico.

Ante todo esto ¿alguien dijo algo? Nadie. Nosotros no lo podíamos hacer, teníamos un contrato que acaba de terminar. Tampoco es esperara una defensa a “Talk Show”. Pero la cosa va más allá. El problema no es tal o cual película, el problema es que esta situación se repite constantemente y afecta al cine peruano en su totalidad. No existe una regulación y estamos a merced de este tipo de situaciones. Así como se arma un escándalo por la censura a la película “La Mujer de mis Pesadillas” ¿porqué no pedir explicaciones cuando una película peruana es sacada de cartelera sin más? Hasta donde sé, a “La Gran Sangre” le sucedió lo mismo. Alguien me dijo que fueron demasiado avezados al estrenar muy cerca de 28 de julio junto a los blockbusters de la temporada, pero acaso no hay una mejor fecha para estrenar una película peruana que Fiestas Patrias .

Ante esto, nadie dice nada. Bueno, un crítico mencionó de manera burlona que la gente no había respondido con “La Gran Sangre”. Por ahí dijeron lo mismo de “Talk Show”. Fue algo así como “ya ven el público tampoco los quiere”. El crítico (que, claro, no es investigador) estaba un poquitín mal informado, pues en ambos casos, y pese a todo, el público sí respondió. Y en todo caso, ese no es el problema mayor. Esto va más allá de los gustos y colores.

La verdad es que las películas peruanas no tienen un trato justo. Hay una competencia desleal que incluye frases dirigidas a los cines como: “si estrenas esta película, no te damos el blockbuster de la temporada”.Si las distribuidoras tienen beneficios como la importación temporal, ¿no deberían tener ciertos deberes? Es una cuestión de lógica y de tener un poco de sangre en la cara. Si el cine peruano no tiene las garantías de estrenar y mantenerse en las salas de manera correcta y en su propio país, entonces ¿qué nos queda? ¿quién puede tener la osadía de invertir en nuestro cine ante estas condiciones? Nadie dice que si una película no funciona se mantenga, pero ni siquiera sucede con las películas de relativo éxito. Con un mercado que, con tanta promoción, regalo, días del cine (todo creado por las distribuidoras extranjeras e INDECOPI), ha hecho que por entrada el productor gane un promedio de 0.32 dolares (o lo que es casi lo mismo 1 sol por entrada) ¿podemos crear industria? ¿podemos pensar en un cine peruano? Mmmmm…

Foto 1: ¿Buen Plato?: ¿Le conviene a las distribuidoras extranjeras que el cine peruano sea el plato fuerte de nuestra cartelera?

Foto 2: Boca a boca: Buena y creciente racha de público de "Talk Show", cortada por manejo flojo y desganado de la distribuidora. Definitivamente las películas peruanas no son prioritarias para ellos.

Foto 3 (Video): El Francotirador: Extracto de la divertida entrevista que realizó Jaime Baily a Fiorella Rodríguez. Se emitió durante la tercera semana de estreno de "Talk Show". Tres días después, e inesperadamente, era retirada de la cartelera.

Foto 4: ¿Y dónde está mi afiche?: Banners, afiches y trailers de "Talk Show" que llegaron a los cines, luego de nuestra propia supervisión y negociación. UIP ni siquiera los llevó a tiempo o supervisó su buena ubicación.

Foto 5: Otra más: "La Gran Sangre", otra película que misteriosamente, y pese a la enorme publicidad, salió de cartelera rápidamente.

"Para mi, el cine son cuatrocientas butacas que llenar". (Alfred Hitchcock)

Música de un Cabeza Hueca

Twitter

Buscar este blog

Cargando...

Páginas Webs Preferidas

Las Horas Perdidas

Expediente Cine

IMDb News

Movieweb

Cinencuentro

Trailers Blog

FOTOS "TALK SHOW"

Videos "Talk Show"

Loading...

Videos "El Sexo Perfecto"

Loading...
 
▲ TOPO ▲